Fosfato tricálcico


A consecuencia del proceso natural del envejecimiento la piel pierde su aspecto terso dando lugar a signos de flacidez y arrugas. Este tratamiento es ideal para la FLACIDEZ facial.

 

Es un producto inyectable reabsorbible, formado por dos partes, un gel de ácido hialurónico que produce un efecto tensor e hidratante y por el fosfato tricalcico que se deposita en la dermis y consigue disminuir la flacidez y proporcionar tersura. Obtenemos rostros luminosos, rejuvenecidos y contornos tersos y redefinidos.

 

El fosfato tricálcico estimula la formación de nuevo colágeno, y en el transcurso de cuatro a seis semanas, da lugar a un aspecto de la piel con más volumen y más juvenil al devolver parte de la firmeza y del grosor que la piel había perdido. Por eso está especialmente indicado en personas con flacidez.

 

Tratamiento


Antes de cada sesión se aplica una pomada anestésica o frío local.
A continuación se realizan las infiltraciones intradérmicas.
El tratamiento consiste en dos sesiones espaciadas de 4 a 6 semanas tras las cuales podrá incorporarse a su vida normal.


Resultados

 

El fosfato tricálcico, estimula la síntesis de colágeno y el acido hialurónico aporta hidratación. Al ser una combinación perfecta, se consiguen resultados visibles inmediatamente después de la aplicación del producto. Además, de forma progresiva y en el transcurso de unas cuatro semanas, el fosfato tricálcico va estimulando la síntesis de colágeno y se aprecia cómo la piel va adquiriendo volumen, firmeza y grosor.

.

Para que sus efectos se mantengan impecables es necesario hacer sesiones de retoque cada 8 meses o 1 año