Mesoterapia virtual: mesoTDS


Sin Agujas – Indicado para aquellas personas que no soportan las agujas y que no se quieren pinchar.


La mesoterapia es un tratamiento que actúa tanto sobre las consecuencias del envejecimiento cutáneo, como sobre sus causas. Este tratamiento tiene como principal objetivo hidratar y prevenir la oxidación celular mediante la introducción de sustancias hidratantes proporcionando al rostro luminosidad, frescura y juventud. Este tipo de mesoterapia es un tratamiento localizado, muy agradable y nada traumático que permite la incorporación inmediata a cualquier actividad normal.

 

Tratamiento


Es un tratamiento que se aplica mediante un aparato que emite ondas electromagnéticas y que realizan un proceso de electroporación, que es la penetración de los activos a través de las capas de la dermis hasta llegar a una capa más profunda.


Por este método se introducen pequeñas cantidades de activos nutritivos y revitalizantes, también vitaminas, aminoácidos, coenzimas, antioxidantes, acido hialurónico y sustancias hidratantes en forma de cóctel, a lo largo de las arrugas de todo el rostro, cuello, escote y dorso de las manos. También se pueden introducir sustancias tensoras, según las necesidades del paciente.


Este tratamiento lo aconsejamos como tratamiento preventivo y curativo al mismo tiempo y es apto para todos los tipos de pieles, edades y sexo.


Resultados


El objetivo principal de este tratamiento es aportar volumen a los tejidos restaurando el contorno facial, mejorar la flacidez de cara, cuello, escote y/o manos, e hidratar la piel desde la primera sesión. También se utiliza para combatir la flacidez de la cara interna de los brazos y de la cara interna de las piernas.


Desde la primera sesión la piel se vuelve más luminosa y uniforme y mejora visiblemente su flacidez ya que se consigue una recuperación de la densidad y de la firmeza. El rostro aparece descansado y rejuvenecido.


Según el tipo de piel y las necesidades de esta, se introducen unas sustancias u otras.

 

Las mesoterapias faciales se recomiendan con una frecuencia semanal al inicio y, posteriormente, una vez al mes, siendo visibles los resultados desde la primera sesión.