Peeling facial


Es una técnica médica que se realiza para quitar las capas más superficiales de la piel, provocando que se regenere naturalmente y se consiga una nueva piel más sana, logrando así un efecto rejuvenecedor eliminar imperfecciones y un color uniforme.

 

Dependiendo de la sustancia química que se utilice, normalmente ácidos (glicólico, salicílico, láctico, tricloracético, fenol, etc.) se consigue un efecto a diferentes niveles: superficial, medio o profundo.. Según el nivel al que actúen tendrán diferentes aplicaciones: atenuar arrugas, tratamiento de la piel grasa y/o acnéica y de sus secuelas, fotoenvejecimiento, flacidez, tratamiento de manchas , queratosis actínicas, cerrar poros etc...


La indicación la hará el especialista según el tipo de piel, estado cutáneo, edad e historial clínico

 

Tratamiento


Primero se realizan un desengrasado y limpieza profunda de la piel. Después se aplica el ácido que indica el especialista. Se deja actuar. El paciente notará una sensación de picor, Posteriormente se neutraliza el ácido. La sensación de picor desaparece. Se termina el tratamiento con una mascarilla calmante y regenerante.

 

Resultados

 

El peeling consigue una disminución de las arrugas finas, una piel rejuvenecida y bien hidratada, con una secreción correcta de grasa y una buena consistencia y luminosidad.

 

Con este método se logra quitar manchas, arrugas, marcas, recuperar la piel dañada y reseca, cicatrices, marcas del sol, y obtener un tejido cutáneo mucho más suave y firme. Es una técnica que también se utiliza en casos de acné, ya que ayuda a reparar las marcas y las cicatrices cutáneas.
La frecuencia en las sesiones dependerá de la patología y necesidad de cada caso. El medico especialista evaluara cada caso y según el progreso obtenido propondrá el número de sesiones que hay que efectuar.
Una vez acabado el tratamiento se recomienda hacer sesiones de recuerdo.