Rejuvenecimiento cutáneo mediante plasma rico en factores de crecimiento epidérmico: PRGF

 

El PRGF es una novedosa técnica que permite aislar y utilizar los factores de crecimiento (proteínas) presentes en la sangre del propio paciente para su propio beneficio.

 

Estos factores de crecimiento epidérmico, que son proteínas capaces de estimular y regenerar la piel deteriorada con el paso de los años
se encuentran en nuestra sangre.
El "Plasma Rico en Factores de Crecimiento" (PRGF) se obtiene de la propia sangre del paciente y se introduce en la piel para estimular a los fibroblastos a producir colágeno, elastina y ácido hialurónico. Así conseguimos aportar juventud, hidratación, tersura y luminosidad a la piel, potenciando, acelerando y estimulando la regeneración de los tejidos. De esta forma se consigue una atenuación de las arrugas y un aumento del grosor y tersura de la piel.

 

Tratamiento

 

Para la obtención del plasma rico en factores de crecimiento se realiza una extracción de un pequeño volumen de sangre del paciente y se separa el plasma mediante centrifugación. A continuación se inyecta el “plasma rico en factores de crecimiento” en la piel de cara, escote, cuello y dorso de las manos para estimular su regeneración. Una vez finalizado el tratamiento se puede volver a retomar la actividad normal inmediatamente.

 

Resultados

 

Tras cada sesión con plasma rico en factores de crecimiento, durante unos días, se produce una discreta tersura de la piel. Los resultados comienzan a apreciarse a las 24 horas y son progresivos Tras cada sesión se evidencia más la atenuación de arrugas y el una menor flacidez de la piel.

 

El número de sesiones y su periodicidad dependen del grado de envejecimiento de la piel y de cada paciente, pero normalmente se recomiendan 3 y 4 sesiones el primer año y continuar el tratamiento de mantenimiento con dos sesiones anuales durante los siguientes años.
No es un tratamiento flash, es una importante inversión a futuro.